volante tapa.png

El tablero y sus comandos, de lo táctil a lo placenteramente estético, siempre a la vista, su diseño representa lo que el fabricante pretendió mostrar del carácter más profundo del vehículo. El tablero ha evolucionado de la mano de la propia evolución del automóvil, desde inexpresivos y austeros pero siempre brindando información, útil o inútil según cada conductor, a verdaderas obras de arte en los automóviles de lujo, estratégicamente dispuestos en los autos deportivos o instalando lo necesario y suficiente en los coches de competición.

Y los interiores; volantes de madera o forrados de cuero para los más deportivos con alma de aluminio de tres o cuatro rayos, dibujando la clásica Y de los monopostos, T de los Jaguar E-Type, y de ahí infinidad de diseños. Bakelita algunos o nacarados los típicos americanos de los '40 o '50. Se hace evidente la tendencia a disminuir el diámetro de los volantes en la medida que las cajas de dirección se vuelve más amigables. Dentro de cada época no existe una gran diferencia de diámetro entre los volantes de coches familiares y los de lujo aunque sí es fácil de notar la tendencia de hacer los volantes de coches deportivos de menor diámetro con un mejor grip. 

Los Tableros del MCCC

Oakland All American Six - 1929
Ford A roadster - 1930
Chevrolet Landau - 1931
Chrysler Roadster 1931
Ford A Phaeton - 1931
Ford A - 1931
Ford A Roadster - 1931
Ford A - 1931
Graham Paige - 1931
Mercedes Benz SSK (R) - 1931
Chevrolet Master Convertible - 1934
Chrysler Royal - 1937
Ford Model 58 - 1937
Ford Convertible - 1937
Hudson Convertible - 1937
Peugeot 402B - 1938
1/7